Un nuevo caso de bullying a un menor judío disparó todas las alarmas en Australia, cuando se viralizó una imagen del pequeño siendo obligado a besarle los pies a un compañero musulmán.

Este es el segundo caso en pocos meses y ocurrió en Melbourne, en el Cheltenham Secondary College. Allí, el joven de doce años sufrió acoso durante un largo tiempo únicamente por su religión, con la humillación que se hizo conocida en todo el mundo como la gota que rebalsó el vaso.

Así se lo contó la madre del chico a The Australian Jewish News, y pese a que su identidad se mantuvo reservada el menor tuvo que ser retirado del colegio por la falta de acción y compromiso de las autoridades en el caso.

Durante varios días, los agresores de la víctima lo perseguían y le gritaban cosas como “judío cerdo”. Hasta que un día lo emboscaron en el estacionamiento del colegio, donde lo golpearon y lo obligaron a besarle los pies a otro chico, musulmán de religión.

El joven fue trasladado a un hospital para ser atendido, y luego tuvo que ser tratado por ataques de ansiedad. Sin embargo, en el colegio no quisieron tonar el tema como antisemitismo, diciendo que solamente era bullying escolar.

 

Fuente: www.tnmundo.com