Con diferencia de pocas horas, tres escuelas de nuestro departamento recibieron la visita de los delincuentes. El ataque a establecimientos escolares ya es una mala costumbre en San Rafael.

La noticia de la semana fue el ataque a tiros a dos efectivos policiales que acudieron, ante un aviso al 911, a la escuela Armada Argentina, de Libertador y Cantoni. Es que en ese lugar, tres sujetos estaban a punto de dar un golpe.

Apenas arribaron los efectivos, los malvivientes respondieron con una lluvia de balas. Esto significa que aquellos que van a robar instituciones educativas van dispuestos a todo, independientemente de lo que pueda llegar a representar el botín.

Aunque fue un episodio grave, dado que los policías corrieron peligro de vida, no es el único episodio relacionado con robo a escuelas en la semana. En menos de tres días, fueron varios los colegios visitados por malhechores.

Uno de esos robos ocurrió en la escuela Bernardo Leiva del barrio El Sosneado. De ese lugar se llevaron, luego de burlar todas las medidas de seguridad y ultrajar una puerta de una de las aulas, un proyector y varias sillas.

En tanto que otro de los hechos tuvo como escenario a la escuela Martín Güemes, del distrito La llave. En ese caso, los delincuentes saltaron el cierre perimetral y después, utilizando una ganzúa, abrieron la puerta de la sala de informática, de donde se llevaron dos computadoras, estabilizadores de corriente y otros elementos menores pero de gran valor para el colegio.

Silvio Barroso