La edil Gisela Caballero (Cambia Mendoza San Rafael) presentó un proyecto que busca terminar con las barreras físicas que presentan algunos locales gastronómicos que dificultan el acceso de personas con discapacidad motriz que utilizan medios mecánicos para trasladarse.

La idea es que restaurantes, confiterías, pubs, heladerías, entre otros cuenten con mesas accesibles para las personas que utilizan sillas de ruedas.

“La accesibilidad es la posibilidad que tiene todo ser humano de utilizar un objeto, visitar un lugar o acceder a un servicio o producto, independientemente de las capacidades físicas o cognitivas,” expresó la radical.

La idea, según la concejal, es que las mesas de los locales estén individualizadas para que los concurrentes conozcan la condición prioritaria de las mismas. Su ubicación quedará a criterio del establecimiento, priorizándose los lugares con fácil acceso. Del total de mesas que posea, el 10% deberá reunir estar condiciones.

Caballero explicó que los comercios existentes tienen 180 días luego de promulgada la presente pieza legal para hacer las adaptaciones correspondientes, mientras que los nuevos comercios deberán ajustarse a la misma para su habilitación.  

Por otro lado, la iniciativa exige la aplicación de la Ley Nacional de Accesibilidad, la que contempla que en caso de tener estacionamiento propio, debe haber un espacio reservado y señalizado para vehículos que transporten a dichas personas; un acceso al local desprovisto de barreras arquitectónicas; y dentro del local, espacios de circulación horizontal que permitan el desplazamiento y maniobra de dichas personas.

Fuente: www.diariomendozasur.com

dialradio.tv