La muerte de Gabriele Puccia, un italiano de 27 años, conmocionó a la ciudad de Verona. El turista fue encontrado muerto en las orillas del río Mondrago, después de que su hermana reportara su misteriosa desaparición. En su última publicación de Instagram, el joven había compartido un video que simulaba ser un mensaje de despedida. En esas imágenes bromeó sobre su eventual muerte, ya que se había perdido en una excursión. Su chiste se volvió real.

Durante su caminata por la montaña, el joven se comunicó por WhatsApp con su hermana para mandarle fotos del lugar. Hasta que en un momento, se dio cuenta de que se había perdido. Sin perder la calma, volvió a agarrar su celular y se grabó para sus seguidores de Instagram. En el video, se despide en chiste y aprovecha para pedirle disculpas a aquellas personas que dañó o lastimó en un pasado.

Sin embargo, a las pocas horas dejó de dar señales y su familia denunció su desaparición. El sábado, los rescatistas lo encontraron muerto: se había caído de un acantilado a diez metros de altura.

Según la prensa italiana, Gabriele se había dedicado durante diez años al arbitraje de fútbol regional. Participó en torneos de Mantuan y en las categorías regionales. A pesar de su futuro prometedor en el mundo deportivo, el joven decidió colgar su camiseta y cambiar de rumbo. El año pasado se recibió de fisioterapeuta en la Universidad de Brescia.

Hasta el momento, su familia decidió no emitir ningún comunicado a la prensa. Los diarios italianos detallaron que el cuerpo fue examinado en la morgue del hospital Borgo Roma. Se espera que en las próximas horas, sus seres queridos puedan velarlo.

 

Fuente: www.tnmundo.com