La cervecería viene con poca espuma. Luego de recuperarse en 2017 hasta alcanzar un consumo per cápita de 45 litros, se perfila para acumular dos años consecutivos de contracción, con un 12% de caída en 2018 y un 10% proyectado para este. Quilmes lidera ese mercado, con más del 70% de participación. Sobre el actual contexto, Martín Ticinese, el CEO de la cervecera perteneciente al grupo belga AB Inbev, sostiene que “el consumo masivo sufre los impactos de la realidad económica, de la misma manera que otros sectores”.

Quilmes cuenta en la actualidad con 6.000 empleados.Desde 2016 y a pesar de la crisis, viene efectuando un programa de inversiones hasta 2020 de US$1.700 millones. “Este año vamos a terminar con el 70% del plan ejecutado, destinado principalmente a la expansión de nuestras cervecerías para poder continuar con el desarrollo de la categoría”, asegura.

-¿Cuáles son las perspectivas para el año que viene?

-Es difícil hacer proyecciones para el año próximo en este contexto. Sin dudas, el mayor desafío es reactivar el consumo. Nuestra mirada es a largo plazo. Quilmes es una compañía que está presente hace 129 años en la Argentina y ha atravesado todo tipo de contextos y siempre hemos salido adelante.

-¿Cuál es la prioridad?

-El consumo per cápita de cerveza en la Argentina es de 44 litros, mientras que el promedio de la región es de 60 litros (México 65, y Brasil de 66), por lo que en nuestro país hay mucho espacio por crecer, y el camino es la sofisticación, con marcas premium y presentaciones de menor tamaño.

 

Fuente: www.clarín.com