Una persecución cinematográfica tuvo como escenario calles de nuestra ciudad y algunos distritos. Se trató del robo de un vehículo que terminó con la detención de un sujeto que casi termina linchado.

Todo comenzó a las 20:00 horas de ayer cuando un remisero se estacionó en calle San Juan al 400 para realizar una compra en un comercio. El hombre se bajó del rodado, dejándolo encendido. Fue esa acción que le permitió a un malviviente apoderarse del coche.

El ladrón se subió al auto y escapó a toda velocidad, tomando como dirección el sur de la ciudad.

La novedad fue comunicada al 911, que alertó a las patrullas policiales. Mientras los efectivos inician la persecución, curiosamente un número importante de taxistas también se sumaron a la búsqueda del malhechor.

El delincuente fue esquivando obstáculos hasta que llegó al barrio El Molino; desde allí se dirigió hasta El Pobre Diablo y logró alcanzar la ruta 143. De acuerdo a varios testigos circulaba a 140 kilómetros por hora aproximadamente.

Nadie podía alcanzarlo, ni los patrulleros, ni los taxistas que eran parte de la persecución. En cuestión de minutos, el ladrón llegó a Salto de las Rosas.

Fue en la zona de “Los Sifones” donde le atravesaron un camión en la ruta para frenarlo. Recién allí donde se logró detener la marcha del sujeto.

En el momento de la aprehensión se vivieron momentos de alta tensión, considerando que los taxistas que participaban de la búsqueda se bajaron de los coches y se abalanzaron sobre el delincuente. A pesar de la protección de los efectivos, los trabajadores del volante alcanzaron a darle un par de golpes.

El hombre, oriundo de la Pampa, fue llevado a la Comisaría 32° y quedó a disposición de la Justicia en la causa “robo agravado”.

Uno de los taxistas que fue parte de la persecución brindó su testimonio