Phoenix y Mariza, dos gemelos de 11 meses, murieron después de que su papá, Juan Rodríguez, los dejara durante varias horas en el asiento trasero de su auto estacionado en pleno sol en el barrio del Bronx, en Nueva York, según indicó el canal NBC.

El hombre, un asistente social del Centro Médico de Administración para Veteranos, entró a trabajar a las 8, y cuando terminó su jornada laboral ocho horas después, se subió a su auto.

Fue recién después de manejar unas cuadras que se se dio cuenta de que los chicos estaban en el vehículo y se bajó a los gritos. Un transeúnte que fue testigo de la escena llamó a la policía, indicó el New York Post.

Ese día, la térmica rozaba los 30 grados en Nueva York.

«Es una situación horrible», afirmó un agente sobre lo ocurrido a ABC News. El padre fue detenido este viernes, y en la mañana de este sábado fue acusado de dos delitos de homicidio por negligencia y otros dos por homicidio involuntario.

 

fuente: www.tnmundo