El Parlamento de Taiwán aprobó este viernes la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo con lo que el país se convirtió en el primero del continente asiático en reconocer la unión de parejas homosexuales.

Los parlamentarios taiwaneses debatieron tres diferentes propuestas, dos que hablaban en general de uniones de parejas del mismo sexo y otra presentada por el Gobierno que legalizaba el matrimonio gay y que fue aprobada por una holgada mayoría: 66 votos a favor y 27 en contra.

Se trataba del único proyecto que ofrecía además derechos de adopción limitados a las parejas homosexuales y era la única de las tres propuestas a debate que aceptaban los activistas del movimiento LGTB.

La ley permite a las parejas del mismo sexo formar «uniones permanentes exclusivas» y una cláusula que aprueba solicitar a las agencias del gobierno el «registro del matrimonio».

Esta aprobación, que coloca a Taiwán en la vanguardia del creciente movimiento por los derechos de los homosexuales en Asia, es una importante victoria para la comunidad LGTB de Taiwán que luchó durante años para obtener derechos similares a los de las parejas heterosexuales.

En mayo de 2017, el Tribunal Constitucional de la isla emitió un dictamen histórico que juzga anticonstitucional el hecho de privar a las personas del mismo sexo del derecho de casarse.

Dio entonces plazo al gobierno hasta el 24 de mayo de 2019 para cambiar la ley advirtiéndole de que si no hacía nada el matrimonio gay pasaría a ser legal.

En los últimos meses, la oposición conservadora se movilizó en contra de esta legislación y presentó propuestas de ley alternativas que preconizaban uniones limitadas entre personas del mismo sexo.

Más de 35.000 defensores de los derechos de los homosexuales se congregaron bajo una fuerte lluvia frente al parlamento durante el debate sobre esta ley que suscitó una fuerte división de opiniones en Taiwán.

 

Fuente: www.clarín.com