El subsecretario de Trabajo y Empleo de la provincia, Carlos Segura, afirmó: “Tenemos 62 casos de trabajo infantil que se encuentran en vía administrativa y seguramente terminen en sanción. Casi el 30% de los casos de trabajo infantil se dan en el agro pero también aparecen la venta ambulante y la actividad doméstica. El adolescente antes de los 15 años no puede trabajar y a partir de esa edad puede trabajar con la autorización de sus padres”.

 
Por su parte la legisladora Marcela Fernández indicó: “Todo marco normativo tiene políticas públicas que lo sostienen, y en este caso tenemos el aval de la Subsecretaría de Trabajo, y en eso también radicamos la importancia de un proyecto que busca erradicar estas prácticas en Mendoza y ampliar los protocolos de actuación para casos de trabajo infantil”.
 
Además, explicó: “Con este proyecto vamos a fijar responsabilidades de los efectores públicos. Que un médico, en un centro de salud, pueda determinar si un niño tiene dolor de espalda, escaras en las manos, bronquitis seguidas porque aspiran el polvo de los ladrillos, todo lo que tenga que ver con esas situaciones, que lo puedan denunciar”.
 

La legisladora hizo hincapié en el avance esperado de la corresponsabilidad en el sistema de protección de los derechos de los niños. Justificó sus palabras indicando que “el año pasado se registraron 54 situaciones de alto riesgo de niños trabajando en Mendoza. Por eso también este protocolo viene a establecer que las estadísticas sean públicas”.

 
Fuente: www.diariomendozasur.com
http://dialradio.tv