Los empleados municipales ya hicieron el pedido formal respecto del bono de fin de año y esperan que en los próximos días les den una respuesta favorable.

Han solicitado 2.500 pesos como extra para Navidad y le solicitan al Ejecutivo que no dilate la contestación.

Aunque no es el único reclamo que hacen por estos días, dado que también están a la espera de que la comuna cumpla con la recategorización, promesa realizada en mesa paritaria a principios de año.

“Queremos que nos arreglen el tema de las clases, tal como se comprometieron. Tenemos muchos compañeros que hacen un determinado trabajo y sin embargo no les reconocen la categoría que corresponde”, expresó Jorge Perafán, titular del sindicato que nuclea a los trabajadores del sector.

“Al intendente le pagan como intendente, al secretario de Gobierno le pagan como secretario de Gobierno y a los concejales les pagan como concejales, entonces que a nosotros nos paguen como tiene que ser”, agregó luego, al tiempo que advirtió “de lo contrario le vamos a plantar una carpa en la plaza”.

El gremialista dijo que los trabajadores municipales no la están pasando bien porque los sueldos son muy bajos. Por ejemplo, “un recolector de residuos tiene como básico 5.400 pesos. A esa plata hay que sumarle la ayuda alimentaria y algún que otro ítem, pero en total, la persona que anda corriendo atrás de un camión no gana más de 8 mil pesos”.

En tanto que el secretario gremial, Gabriel Rabino, expresó duramente que “hay funcionarios en la municipalidad que ganan 80 mil pesos, mientras nosotros tenemos sueldos que no alcanzan para nada”, y rápidamente anexó que “encima que ganan fortuna, se abusan de los compañeros. Porque esa es la realidad, hay jefes que no están tratando bien a los trabajadores”.

Inmediatamente Perafán remató: “Después de que perdieron las elecciones andan muy nerviosos algunos directores de áreas y se las agarran con los que están abajo. Los empleados no tenemos la culpa de que les fuera mal. Nosotros lo único que queremos es que nos paguen lo que corresponde”.

Silvio Barroso